Buscar
  • Valeria Obregon

Cuarentena...tiempo de reflexión

Creo que no soy la única que ya esta harta de hablar todo el día del mismo tema. Encender la televisión, abrir las redes sociales, hablar por video llamada de lo mismo todo el día. Y a pesar de que sí he contribuido al hablar de este tema y compartirlo incluso en mis propias redes sociales creo que ya es suficiente.


Espero que ya todos seamos conscientes y entendamos la gravedad del problema, y que la mejor forma en la que podemos contribuir es quedándonos en nuestras casas, si se encuentra dentro de nuestras posibilidades o al menos saliendo lo menos que se pueda. Creo que con la información que hemos recibido hasta el momento es suficiente y creo que ya conocemos las medidas preventivas. Así que los invito a poner nuestra atención en otra cosa.

La vida se nos va de las manos y así pasan los días, semanas y años. Uno de mis mayores miedos es despertarme en cuarenta años y darme cuenta que se me fue la vida, y a pesar de que estoy muy consciente de qué es algo inevitable, aún es un miedo constante. De hecho, esa es una de las razones por las cuales me tomé un año sabático, no quería irme directamente de la preparatoria a la universidad, sino en cambio quería tomarme un tiempo en medio para hacer un poquito de esas cosas que siempre quiero hacer pero nunca tenía tiempo. La primera mitad de mi sabático me la pasé viajando en un barco alrededor del mundo y a pesar de que los días en cada país eran tan intensos que incluso a veces me resultaba abrumador tantas cosas que ver, aprender, escuchar y experimentar. Este viaje estuvo combinado con una buena parte de días en el mar, donde no había escapatoria y con internet limitado.

Estos días en alta mar me enseñaron a disfrutar y a vivir el presente. Pasaba mis días jugando juegos de mesa, haciendo nuevos amigos y teniendo discusiones filosóficas las cuales no tenían conclusión. Se podría decir que en estos cincuenta días que pasé en el mar no hice ‘nada’. Sin embargo, aprendí una lección que me voy a llevar conmigo toda la vida. Y esta es a disfrutar el presente, a estar en el aquí y en él ahora. Creo que muchos han escuchado esto antes pero cuantos en realidad se han dado la oportunidad de vivirlo.

Después de este maravilloso viaje regresé a casa con ganas de viajar un poquito más, de hacer servicio social, meterme a clases de diferentes cosas y si me conoces bien, de realizar mil proyectos simultáneamente. Y me encuentro con esta contingencia. Todos en nuestra casa sin salir. Y a pesar de que cancelar algunos planes emocionantes me desanimó, me di cuenta que para mí no estaba siendo tan difícil estar en casa como para otras personas. Pero era porque este aprendizaje que les acabo de compartir ya forma parte de mí. Qué mejor forma de vivir el presente que estando en cuarentena.

Antes de continuar quiero compartir que estoy consciente que me encuentro dentro del grupo privilegiado que puede hacer cuarentena, ya que no todos tienen la misma oportunidad de tener un tiempo en casa para solamente reflexionar e indagar adentro de nosotros mismos. Entonces, si tu eres una de esas personas privilegiadas, de todo corazón, te invito a que experimentes él realmente vivir en el presente.


Vivir en el presente no es ver noticias y fugarnos en las redes sociales. Vivir en el presente tampoco es obsesionarnos con la productividad e intentar ser igual o más productivos que lo que éramos antes, porque en estos tiempos no es realmente posible. Vivir en el presente es permitirnos sentir lo que estemos sintiendo, ya sea tristeza, frustración o miedo. Vivir en el presente es desconectarnos del mundo exterior un ratito y platicar con las personas que están a nuestro. Vivir en el presente es disfrutar las cosas pequeñas como lo es el aroma de una flor, tu canción favorita y disfrutar una buena siesta a medio día.

Para mí vivir en el presente es escuchar las historia de la infancia de mi papá durante la sobremesa. Vivir en el presente es acariciar a mi gatita a la cual no vi por tres años. Es prender una velita porque me encanta como huele. Es hacer una de las actividades que más me gustan: escribir.

¿Para ti qué es vivir en el presente?

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo